Historia común

A la orilla del río,
entre los verdes teñidos con el aire anaranjado del ocaso,
dijimos muchas cosas diminutas:
cuentas exactas de sonido
las palabras
engarzadas en el rumor del agua.
A veces,
hasta los ojos se nos llenaron de lágrimas.
Hay historias que unen nuestra sangre
y se deslíen en un pasado
que supo perfumarnos con su sombra

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes