Fibras verdes

Los tímidos jardines bajo la lluvia,
siempre igual,
siempre la misma.
Gota tras gota
las hojas patinan su desvelo.
¿Quiénes me hablan?
Ellas me repitieron en su lenguaje antiguo la lección de la supervivencia que yo tenía que aprender.
Me habían danzado exangües por la falta de agua cuando procedí a rescatarlas de la muerte a la que la desidia filial las había condenado.
Ellas me contaron cómo mi casa había sido un pretérito vergel al que yo debía acudir para recuperar las fibras verdes que viven en mis ojos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes