domingo, 6 de mayo de 2007

Ira divina

Como Aquiles estoy enfurecida,
pero mi cólera no es sagrada.
Igual que él
ataría el cadáver de cada Héctor que se me cruzara
y lo arrastraría fuera de las murallas de otras Troyas;
y, juro por Zeus,
que no tendría la piedad de recibir a Príamo.
Yo dejaría
que las fieras se cebasen hasta el hartazgo en esa carne putrefacta

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...