jueves, 24 de mayo de 2007

Mañana en el colegio

Subte línea b y yo me alejo más del cielo,
ahí escucho el tren, ahí escucho el tren,
estoy en el subsuelo, estoy en el subsuelo.
SUMO
Por la ventana que da a la calle Beiró, en la localidad bonaerense de Florida, a esta hora -9 y 35- entra la luz de un sol otoñal. Algunas chicas estudian, otras conversan y los varones juegan a no sé bien qué. El resto -las tres cuartas partes- se fue de campamento. Hay tanto silencio que se oye el zumbido del gas quemándose en la estufa. Mailén pelea con las palabras compuestas y se enoja si algo le sale mal. Andrea trae sus ejercicios para que se los corrija y me pide más. Están todos sentados alrededor de la estufa y paracen cachorros en busca del calor. Siento la rara responsabilidad de saber que cada acción que yo ejecute repercutirá de alguna forma inexplicable en su existencia. No logro comprender cabalmente cómo nace el afecto, pero sucede. las muchas horas que pasamos juntos y los cuatro años que nos restan compartir nos acercan inevitablemente. Hoy son chicos de 13 años, los veré de 18 y habré tenido algo que ver en su evolución. Por ahora se arremolinan cerca de la estufa a la espera del timbre que los libere en el recreo. A veces me gustaría saber qué sienten, qué piensan, hablar con ellos en otro lugar, en otras circunstancias. ¿Cómo era yo a los 13? Algunos tienen un brillo vital en los ojos que llega a conmoverme. Otros son opacos y los veo pelear con su propia limitación. No pueden comprender. ¿Cómo será el mundo para los que están sumergidos en los límites de su comprensión? ¿Cuáles son mis propias limitaciones? ¿Son ellos más felices que yo? ¿Es necesario tratar de catalogar y entender todo o se está mejor en el universo de la no-diferenciación? Ahora se ríen. Todos tienen zapatillas de colores. Pienso en los Patricios, Anas, Belenes, Santiagos, Leandros, Ignacios, Brunos, Julietas, Mercedes, Agustinas, Rominas, Camilas, Josefinas, Rocíos, Macarenas, Danielas, Facundos, Hernanes, Joaquines, Marinas, Micaelas, Isabeles, Federicos, Matías, Victorias, Carolinas, Marianas, Martines, Gonzalos, Daríos, Juanes, Florencias, Lucilas, Lucías, Nicolases y tantos que pueblan mi vida de 7 y 30 a 16. ¿Qué seré yo para ellos? ¿Qué recordarán de mí? Ahora suena el timbre y salen en tropel al patio. Volverán y nos escucharemos otra vez en la quietud y el silencio de una mañana de mayo. Después me iré. Ellos se irán. Y nadie recordará que hemos estado aquí alguna vez.

4 comentarios:

Adriana dijo...

Juli, a mí me gustaba encontarme por la calle con algún viejo profesor del secundario y saludarlo con cariño, y creo que a ellos les gustaba recibir mi saludo cariñoso; yo creo que algo de nosotros queda en algún rincón del corazón de nuestros alumnos; algunos nos recordarán con más cariño que otros, igual cada mañana, en cada curso, dejamos el corazón en lo que hacemos, ¿o no?

Anónimo dijo...

No se que seras para ellos, para mi, por lo pronto, eras muy importante, hasta el punto de que una vez llegue sentir que el miercoles era el dia mas lindo de la semana. Mi tesis se apoyaba en que siempre habia sol radiante cuando bicicleteaba ahsta la escuela, y radiante me sentia yo, y mi alma, con ese manual blanco y negro que me llenaba de colores, y esas clases que escuchaba con entusiasmo porque tenia la rara sensacion de que era mi deber, de que no podia desaprovechar ni la mas minima palabras de las que vos, con toda la pasion que sentia le ponias, me regalabas. Sentia la obligacion, hermosa obligacion, de tener que captar esa enseñanza con la misma pasion que me la brindabas.
se hacian las 2 y a veces me iba con una amrgura tremenda, cuando las clases se te hacian casi imposibles, entre grandamarinas, monacos y lopez, nose bien porque pero me iba mal, triste. No me gustaba que algunos no entiendan la importacia de alguien que deja todo para transmitirnos sus conocimientos. No me gustaba que no lo valoren, porque a fin de cuentas, sentia que ellos perdian un monton. Y como a mi nunca me gusta andar a los gritos de callense callense, optaba por quedarme durito en el primer banco, esforzandome por escuchar.
Yo sentia que asi te devolvia algo de todo eso que me dabas, que fue mucho...
Para mi, vos, sos yo. Te considero fundamentental en como soy ahora, en como me formo. Aprendi tan abstractas como entender ese gusto por el saber, la pasion por la palabra correcta en el lugar correcto, nose Julieta me cuesta mucho explicarlo porque aprendi mucho de vos...
De vos no me voy a olvidar nunca, es mas, como ya te dije y lo sostengo, me voy a acordar en todo momento, cuando tenga que llamar a mi hija, a mi hija Julieta, que se va a llamar asi por culpa tuya...
fuistes, sos y seras...

Infinitas gracias,
en serio.

atte;
Nicolàs Vigarelli.
colorado
y combativo.

lulina dijo...

me hubiese gustado mucho tenerte de profesora, pero no me quejo porque te tengo de amiga. Y aunque ocupes el lugar que ocupás en la vida de ciertas personas cercanas a mi persona jaja sabé que vas a estar siempre al lado mío... aunque no estés. y aunque yo no esté.
sabé que sos una persona muy especial.
y como dijo ese nicolás... que dicho sea de paso casi me hace llorar. y debo decir que lo envidio. Vos sos yo y yo soy vos.

nunca está de más decir que te quiero mucho. pero en serio. muy en serio.

Juanito Santoro dijo...

No voy a entrar en detalles ni a ponerme en poeta, ni mucho menos, pero en una linea de lo que acabo de leer decia algo asi como, ¿que sere yo para ellos? para ellos no lo se, para mi mucho. Hoy en dia todo el mundo hace cualquier cosa para mantener su trabajo, para ganarse el peso a final de mes, inclusive si le tienen que dar la espalda a sus principios y a su moral, es por eso que es muy dificil encontrar maestros/profesores que digan las cosas como son o que por lo menos no oculten nada o digan su posicion con respecto a cierto tema.
Yo creo que aprendi mas de vos como persona, como ejemplo de lealtad a la moral, a los principios que como profesora, y no por que no seas exelente docente, de mas esta decirlo. Que habria sido del chico que dormia en el fondo contra la pared todas las clases de lengua sin la profesora que le inista en que haga algo... y creo que lo lograste un poquito, me sacaste derecho y supongo que te lo habre demostrado.
Nada mas Juli no queria extenderme tanto, simplemente, contestar tu pregunta...

¿que sos vos en la vida de ellos?
Insisto, de ellos nose, en la mia, sos mucho.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...