miércoles, 2 de mayo de 2007

Los castillos se quedaron solos


Se cerraron las puertas.
Ya nadie puede entrar.
Adentro sopla el viento
que levanta el polvo de los viejos estantes
y ya no hay leña para encender.
La antigua cocina del castillo está vacía
y no quedaron ollas que quieran burbujear en el fogón.
Estoy sola en medio de los cuartos.
No quiero hablar.
No quiero caricias que cubran mis carencias.
He perdido las rutas y los mapas que me mostraban la felicidad.
No tengo herencia de amor que pueda dar
y soy la tierra yerma que no se desea arar.
Sólo hay piezas sueltas que nunca logran encajar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...