sábado, 12 de mayo de 2007

Sólo quedaron fragmentos

Innumerables pedazos tintinean en el aire
como pájaros fosforescentes que se quedaron sin volar.
Desciende la música por la red
de una manera que no llego a entender.
De pronto alguien canta
y el universo estalla
en un perfume siniestro de mandarinas carmesíes.
Otra noche.
Otra luna que arde incendiada y ajena.
Más allá el mar bate su espuma oscura
contra los muros
donde mueren peces de nombres transparentes.
Me sumerjo en la frialdad de la ausencia
que hiere mi piel con sus cuchillos helados.
Nadie habla
y el silencio es una copa densa
volcada en la premura gelatinosa de mi alma.
Fragmentos,
sólo quedaron fragmentos
que no alcanzan
para explicar
el por qué de los paisajes vacíos.
Escribo
compulsiva
las palabaras que embriaguen mi locura y la callen.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...