domingo, 27 de mayo de 2007

Wasabi e hichiriki

Me empeño en tener relaciones familiares análogas al estallido de la bomba en Hiroshima donde ahora hay un Memorial Park al que la gente envía las mil grullas origami que pliega y enhebra en hilos para que las cuelguen. Dicen que si plegás mil se cumplen todos tus deseos. Hiroshima, Nagasaki y miles de grullas origami en hilitos pendiendo del memorial. Así así. Bonitos papelitos de colores plegaditos con exacta prolijidad y enhebrados en hilos con una aguja de acero inoxidable y un nudo para que no se caiga una, no se caigan dos, no se caigan tres, no se caigan mil. Y alrededor los restos de la bomba mientras bonitas niñitas japonesas pliegan origami y entonan melodías con un shamishén al son de la exportación de sashimi y donburi a Occidente y la ceremonia del té. Flores de loto y de jazmín flotando en océanos de mierda. Pudrición orientoccidental para nenes desolados y madres muertas. Me empeño en esto: sigue la diagonal, que el extremo superior derecho del papel toque el extremo inferior izquierdo, luego dobla por la mitad mamá no me quiso papá me ignoró, ahora toma la punta que tienes sobre el ángulo y dóblala sobre sí misma de manera de obtener un trapecio todo rojo la sangre muy roja y alguien golpeaba el vidrio para salir estallaron los cristales a miles de kilómetros y llegó en cáncer después toma la línea inferior y ábrela que sólo hay silencio hasta que las dos puntas se toquen otra vez curioso teatro que se llama Noh Hiroshima Noh Nagasaki Noh la familia Noh.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...