Quietud

El agua está quieta.
Debajo de su superficie inmóvil unos peces anaranjados se mueven trazando líneas de color.
Afuera todo aguarda: la luna, los hombres, la lluvia.
Sólo los peces que van y vienen,
que cruzan las aguas estáticas
-sin que nadie los note-.
Tan sólo unas algas azules que rozan apenas sus colas y después, en soledad, rememoran ese imperceptible vaivén.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Serán azules las algas o son los reflejos de las mariposas o quizas la luz de la luna o...

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes