sábado, 28 de julio de 2007

Lucía llora

Para Lucía Elisavetsky
que lloraba la noche del 27 de julio

Lucía es chiquita y llora porque sus amigas no quisieron jugar con ella. Llora porque la dejaron sola y no puede salir a la noche y gritar "quién quiere ser mi amigo". Llora porque tiene frío y la luna está gélida y lejana. No le importan mis abrazos porque no quiere ser fuerte ni sabia, no quiere ser mala ni loca. Lucía solo quiere que la abriguen por la noche cuando vuelve a casa y que le pregunten qué necesita. Lucía quiere que se den cuenta de que ella, también, necesita que la defiendan y la amparen. Y sus ojos se llenan de lágrimas en los bordes y son unos ojos muy negros y muy lindos. Como lagos de noche parecen sus ojos mojados. Lucía sube la escalerita, saluda con sus manitos envueltas en guantes celestes y entra en su casa que está iluminada por una tibia luz amarilla. Y yo me voy por San Martín cantando bajito... muy bajito para que Lucía se duerma feliz y abrigada y sepa que no es mala, que no está loca y que puede dejar de ser fuerte porque adentro de su corazón hay espejos de lana, paraísos de té, extraños señores que hacen ruidos graciosos y una carcajada de porcelana naranja que borra las lágrimas por todos los ratos.

1 comentario:

lulina dijo...

Juli... no sé qué decirte... tal vez que no conozco a nadie que me entienda como vos.

te quiero mucho

me hiciste llorar! ja

bes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...