martes, 3 de julio de 2007

Pasaje a Katmandú

Espero mi 133 de la mañana con mis botitas de Mary Poppins (Alexandra dixit), mi tapadito colorado y mi mochila llena de lápices, libros, un cuaderno, un yogurth de frutillas, una manzana y una gaseosa sabor pomelo. Voy a Belgrano, pero podría irme con lo mismo a Katmandú, Madrid o Mozambique. No necesito más: ése es mi extenso y comprimido mundo. Las cosas están quietas hasta que aparece el Gotzila de turno. A veces viene del espacio exterior; a veces, de las curvas de mi complicado cerebro. El 133 es rojo y tarda en venir o está muy lleno y pasa de largo. Y yo me quedo como Mary Poppins, pero no tengo maleta de gobelino . No voy a Katmandú, pero podría porque sería igual que ir a Belgrano. En todas partes se necesitan las mismas cosas y pueden descartarse idénticos elementos. A veces me gustaría agregar un termo con café caliente para tomar. Belgrano está tan lejos o tan cerca como Katmandú, Madrid o Mozambique y yo tengo mis botitas de Mary Poppins, mi tapadito colorado y mi mochila llena de lápices, libros, un cuaderno, un yogurth de frutillas, una manzana y una gaseosa sabor pomelo.

1 comentario:

Maria Alejandra dijo...

Suerte que no llovía porque en tu estado, tan livianita y con un paraguas levantás vuelo y ahí sí, te espera Dick Van Dyke con los pingüinos...
Un beso
Ale dixit...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...