miércoles, 8 de agosto de 2007

El huevo cigota. Entrega 2

Intermezzo acerca de los nombres y sus curiosidades

Llamarse Lujancita es una cosa muy distinta a que te llamen Marilú. Es como ir de la Iglesia del Pilar a un burdel de Constitución. Lujancita es la virgencita patrona de la patria, la del manto celeste y blanco, la de los ejércitos victoriosos. Lujancita. Vamos a ver a la Virgen de Luján en procesión, de rodillas y le pedimos, pecadores, por nuestra patria. Y de repente la aspirante a monja de clausura en cuestión empieza a ser llamada Marilú, mezcla de bataclana y cabaretera con olor a perfume barato. Curioso caso, ¿no? ¿Lujancita siempre había sido Marilú y sólo disimulaba su condición burderil? ¿O quizá ante la imposibilidad de ser otra que Lujancita asumió su Marilú como un disfraz de ocasión? Los hechos de esta historia demostrarán cuál de los dos nombres fue impostura. (Aclaro para los recién llegados a esta historia- Bienvenidos… la madre que no tengo se llamaba María Luján)

¿Qué importancia tiene comer?

No come. Y así como está de delgada no va a poder sobrellevar el embarazo. Claro, pero ¿qué hacemos? ¿Lo llamaste? Al fin y al cabo es el padre. Sí, lo llamé. Tres veces lo llamé. ¿Y? ¿Y qué? ¿Qué te dijo? Que lo dejemos de molestar. Que ni piensa volver. ¿Así exactamente te lo dijo? No, así exactamente no… me dijo que lo dejemos de joder, que ni en pedo vuelve con esta loca. Así me lo dijo exactamente. Ni una palabra más ni una menos.

Lujancita: Perla
Perla Preciosa:
¿Qué querés, Lujancita?
Lujancita:
¿Llamó Jorge?
Perla Preciosa:
No.
Lujancita:
Vos me mentís.
Perla Preciosa:
¿Y por qué te voy a mentir?
Lujancita:
Porque no querés que yo hable con él.
Perla Preciosa:
No hay cosa que quiera más en el mundo.
Lujancita:
Si Jorge no llama, yo no voy a comer.
Perla Preciosa:
Vos tenés que comer porque el bebé debe alimentarse.
Lujancita:
Me importa tres carajos el bebé.
Perla Preciosa:
Lujancita, es tu hijo…
Lujancita:
Hijo de una gran mierda.
Perla Preciosa:
Es una criatura. ¿No querés tener a tu bebito? Vas a ver qué lindo es…
Lujancita:
Conseguíme una abortera.
Perla Preciosa:
¿Una qué?
Lujancita:
¿Sos tarada vos? Alguien que me saque esta basura que ese hijo de puta me dejó en la panza. No quiero estar preñada de ese guacho que se fue con ésa y me dejó así.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Che Gorda, lei los dos numeros de la auto, y me gusta... el estilo, porque la histoiria es de terror AU SECOURS !!!!!!!!!!! ;-)

Me voy y vuelvo el lunes asi que no news hasta el 13.
Besos
Tu hermano

Anónimo dijo...

Eso de que tus hermanos te digan gorda nunca me ha gustado, pero en fin... Juli, están quedando geniales, lo confirmo una vez reirse de la propia tragedia es la clave de no sé qué pero me viene gustando más que llorar. La volonteiri, una hermana que no te diría gorda por nada del mundo, si sos un figurín.

Julieta Pinasco dijo...

Moni: No puedo reclamarles nada. Yo les digo Enano y Pelado y salvo este último apodo, los otros son pura ficción. Como nuestras vidas... a mí, su "Gorda" me resulta cariñoso. Mirá vos cómo somos. Te quiero, Volonteri. Felices Vacances. ¡Disneyworldiazate mucho con las niñas!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...