Anécdota escolar XXIX: Sus deseos son órdenes

Y, finalmente, Julieta Frenkel lo logró: tanto pidió que llegó al blog

Alumna : (Molestando durante quince minutos a todos los compañeros que la rodean) Yo quiero que alguna vez me saquen del aula.
Profesora: (La oye desde el frente) Los deseos están para ser cumplidos. Y nada me va a hacer más feliz que hacérselo realidad. ¡Salga!
Alumna : (En plena parodia de la situación) No, no, me porto bien.
Profesora: (En medio de las risas del curso) Ay, no... déle, deje que yo le cumpla su deseo. Usted lo pide, yo lo hago realidad. ¡Salga!
Alumna: (Saliendo a desgano) ¿Y qué hago afuera?
Profesora: Baja con su cuadernito y le dice a la rectora que va a hacer la tarea con ella.
(La alumna sale del aula y regresa a los cinco minutos)
Profesora: ¿Qué quiere ahora?
Alumna: La rectora tiene la puerta cerrada y la secretaria también. Me senté sola en el patio y me aburrí mucho. Quiero volver.
Profesora: No, vaya y haga la tarea con la señora del kiosco. Por favor, sea feliz.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Al fin lo logré! Tres en una: hice que Julieta Pinasco pierda su paciencia, cumplí mi deseo de que por primera vez me echen de alguna clase y aparecí en este blog.
Julieta Pinasco ha dicho que…
Mire, Julieta Frenkel. me vengo a enterar así, de sopetón, que no me debe una sino tres... No se preocupe: a usted también la quiero.
florr, el cefe:) ha dicho que…
ajjaja, me hizo ( o como se escriba :P) acodar a lauuti fernandez! :)
beso julii ;

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes