sábado, 8 de diciembre de 2007

Islas

Sólo quedan islas, fragmentos que rozamos en un viaje, sumergidos de pena como estamos y luego, vuelta la nave y puesta la proa hacia las olas, vamos. Viajamos en las aguas de la concordia o la discordia, indistintamente; pero no tocamos otra cosa que islas, tan diminutas a veces que parecen no ser y nos sentamos en los muelles -lo único que ocupa el territorio-, solos con mil kilómetros de agua salada a la redonda. Nos morimos de sed con la lengua anhelante y sin lograr decir qué fue: quizá una fresa amarga que reventó en medio de la boca y se hizo ácido en el velo del paladar. Cada vez queda menos, cada vez saben menos las antiguas fragancias y en ese menos se anuda el todo que en otro tiempo deseamos para la vida -nuestra vida-. Después me subiré a la nave y partiré: hacia la mar profusa donde hay un sin fin de otras islas, todas perdidas, todas exactas, todas iguales...Islas entre la mar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...