A cacerolear, a cacerolear...

Para muestra basta un botón.
Eso sí... que sea del uniforme de mi empleada doméstica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes