jueves, 20 de marzo de 2008

Legal

Estuve toda la tarde planificando. Acá hago un aparte para anunciarles que sí, yo soy la alumna perfecta, la que hace todo en fecha y si es posible, antes; la que si le pidieron diez hace doce y si le hubieran pedido doce, habría hecho catorce. Así que me dijeron después de Semana Santa y yo ya lo había hecho. Sólo faltaba imprimirlas. Otro aparte: odio hacer las planificaciones, no me sirven para nada, no las miro jamás, son "instrumentos didácticos" del orto, tengo el año en el cerebro y sé qué debo enseñar, cómo, cuándo y cómo sin ponerlo en ningún papel de porquería. Porque de eso se trató. De un papel de porquería. ¿A quién se le ocurre que las planificaciones anuales se hacen en tamaño oficio? Es un tamaño que nadie usa, que es incómodo de trasladar y que me obliga a comprar una resma que va poniéndose amarilla dado que la uso sólo para hacer las nueve planificaciones que hago año a año. En otro aparte debería decir que aborrezco el tamaño "Legal"... Legal, las pelotas dije y parece ser que mi Epson multifunción 4700 me oyó. Es peligroso dejarse oír por las impresoras de cartuchos separados y muuuuucho más baratos. Y sobre todo por la mía que parece ser que, a raíz de que no puedo conversar en inglés con el antivirus, ha trabado cierta empatía conmigo y se le ha dado por ser solidaria con mis sentimientos más irracionales y viscerales. Cuestión que, sin decir agua va, sin avisar, sin siquiera tener un poco de piedad por mi fasceta obsesiva, decidió no aceptar otro tamaño de hoja que no fuera mi bienamada A4. Primero empezó a tragarse las Legal y devolverlas hechas un acordeón impreso de manera sinuosa, más tarde ni se dignó a absorber la hoja que quedó lo más oronda en la bandeja de alimentación. Intenté configurar la impresora con el tamaño Legal. No hubo caso, siguió impertérrita. Rendida y a las 23 y 10 de la noche decidí configurar la hoja para que la planificación fuera repentinamente A4. Aparte: si no puedes vencer a los locos, es hora de que muestres tu propia patología. Como el modelo sobre el que trabajé me lo dieron, no hubo caso: me borraba información, los cuadros Word se me iban al carajo. Son las 7 y 15 de este Jueves Santo: me levanto y tomo mate: voy a hacer un nuevo modelo de planificación A4 y voy a cortar y pegar toda la información que está en Legal. No lo digo muy fuerte...No vaya a ser cosa que ahora tampoco quiera A4. Estas impresoras son como la gata Flora: no hay hoja que les venga bien. Creo que fue Freud el que dijo que nadie puede saber lo que quieren las impresoras.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...