sábado, 15 de marzo de 2003

Los dioses

Se abre un tiempo de silencios y nadie sabe qué palabras irán a poblarlo, más adelante, cuando todo haya sido aclarado en los recovecos que dejan los recuerdos al empalmarse diluídos entre sí. Fue una noche injusta, como tantas otras, pero más aún por la hora y por las infortunadas circunstancias que la provocaron y fueron injustos todos los hechos que sucedieron, por omisión y dolo, a continuación. Pero los dioses, esos que desgobiernan la existencia bajo el pretexto de reglas que no podemos comprender, lo habrán querido así. Ahora escribo, como tantas otras veces, para evitar las lágrimas hasta que afloren los recuerdos que siempre son lo mejor que guardamos en nuestro menudo corazón.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...