miércoles, 2 de abril de 2008

Hoy ondean en el otro lado



Me canso de verlas. Me canso de oír los acordes de la canción patria. Me canso de que cada uno que habla sea "el" pueblo. Y ahora me espanto de ver cómo pelean para ver quién ofrendó más desaparecidos a la pelea por la democracia. Me espanto de oír decir que se acabe el poder unitario de la Casa Rosada. Me espanto de oír que quienes reclaman cortando caminos ahora rezan el Padrenuestro como si esto fuera una cruzada medieval para recuparar el Santo Sepulcro. Me canso, me espanto, me entristezco. Más de lo mismo siempre: nosotros y ellos -de uno y otro lado-. Y yo me quedo parada en medio de la nada, sin país, sin pertenencia, sin ser ni nosotros ni ellos, sin carne ni poroto ni leche ni ruta ni esperanza. Si nada.... como siempre sucedió en esta tierra. Nosotros, los de entonces, siempre quedamos en lo mismo. Dice T. S. Elliot en sus "Miércoles de ceniza": "No nos consientas que nos burlemos de nosotros mismos con falsedades, enséñanos a que nos importe y a que no nos importe, [...] no me consientas quedar separado." El horizonte cotidiano está cargado de signos nefastos y en cualquier momento se larga una tormenta de dimensiones infernales. Y será tarde para lágrimas, lo intuyo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...