martes, 1 de abril de 2008

¡A la pelota!



La cosa era por las retenciones. ¿O no? Después salieron las señores de Barrio Norte, los chicos de las Universidades privadas y los que gritaron que volviera Videla. Ellos clamaron al ritmo de las cacerolas pidiendo por la caída del gobierno. Después D'Ellia los echó a patadas y se adueñó de la Plaza de Mayo. Al día siguiente, Cristina habló en nombre de su investidura y trató de calmar los ánimos. Durante el fin de semana, los ruralistas le redoblaron la apuesta y sostuvieron el paro. Ella volvió a pedirles cordura como Presidenta de los argentinos. Y hoy, sí, sí, ahora mismo, les llena la Plaza con una multitud impresionante. Y recalco el pronombre objetivo porque se las llena a ellos, a los que cortan las rutas. Y, como siempre, todos invocan representar al pueblo, ese enorme sema que abarca tantos significados y que tiene tantos dueños. Che, digo yo, ¿esto no era por las ganancias de ese poroto insignificante? A ver si todos nos calmamos un poco, muchachos...Miren que de ciertos símbolos es muy difícil volver.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...