jueves, 8 de mayo de 2008

Anécdota escolar LIII: Perversiones en la corte española

Profesora: En este cuento de Salman Rushdie, el autor juega constantemente con dos significados: el económico y el carnal. Las palabras "consumar", "relación" y "favores" funcionan en ambos planos.
Alumno 1: ¿Relación?
Profesora: A Colón y la reina los une en el cuento una relación comercial y otra carnal.
Alumno1 : ¿Qué es una relación carnal?
Profesora: Bueno, el papá le pone una semillita a la mamá... (Carcajadas)
Alumna 2: ¿Qué, Colón y la reina eran amantes?
Profesora: Ay, Dios, quinto año y todavía no distinguen realidad y ficción.
Alumna 2: Ah, qué desilusión. Yo creí que era verdad.
Profesora: (En medio del murmullo y las bromas) Colón no le pone una mano a la reina...(Piensa y agrega) Ni el marido se la pone.
Alumno 1: ¿Qué? ¿El rey no se la pone?
Profesora: (Azorada y tratando de pensar qué dijo) ¿Qué dije, por Dios? (Risas de todos) Ay, ¿qué dije?
Alumna 3: Tranquila, profe, dijiste que no se la pone.
Profesora: ¿Eso dije? ¡Qué bruta!
Alumna 3: La mano, que no le pone la mano. (Se da vuelta al alumno 1 que está a su lado) Vos, imbécil, entendés cualquier cosa.
Alumna 2: ¿Y lo de los favores?
Profesora: Bueno, los favores carnales los otorgaban sólo las mujeres; porque quienes tenían deseo eran los hombres. Entonces el deseo sexual no era femenino.
Preceptora: (Entrando con los cuadernos) Ah, bueno, si quieren me voy. Yo sólo venía a decirles que el que no trae mañana la nota firmada no va al geriátrico.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...