Tanto otoño enloquece

Ciruelo en mi terraza, Buenos Aires, mayo 2008

Demasiado sol
Demasiado cielo azul
Demasiada tibieza vespertina
Demasiada brisa a mediodía
Demasiada luz dorada entre el aire
Hasta el ciruelo se confunde
y cree que llegó la primavera.

Comentarios

Macachines ha dicho que…
con el otoño avanzado, aquí en Segovia, a 1100 m sobre el nivel del mar, el año pasado un castaño se vistió de flores, mientras sus prudentes compañeros se desvestían de sus ropas de verano.
Una helada del mes de noviembre puso las cosas en su sitio.

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes