miércoles, 18 de junio de 2008

17 de junio de 2008






La gente -miles de rostros curtidos y dolidos- entona el himno con el puño levantado, con los dedos en "ve" y yo lloro. Por la muerte de Moreno, Castelli y Belgrano, por la Semana Trágica, por la Década Infame, por los Muertos de la Patagonia, por los bombardeos de la Libertadora y los fusilados del 56, por los obreros de la carne asesinados en el 59, por los bastones largos del 66, por los obreros y estudiantes del Cordobazo, por los masacrados de Trelew, por la Noche de los Lápices, por los desaparecidos de la ESMA, de Campo de Mayo, del Pozo de Banfield y tantos otros lugares funestos, por mis amigos arrojados dormidos desde aviones en las aguas del Río de la Plata, por mis parientes exiliados que nunca quisieron volver, por los muertos y los reprimidos del 30 de marzo del 82, por los chicos de Malvinas -los que sobrevivieron y los que quedaron enterrados en la fría tierra de una tumba anónima-, por los nietos que continúan sin identidad, por los muertos del Puente Avellaneda, por los pibes con hambre, por mis padres -sobre todo por ellos que tanto me enseñaron de la justicia y la entrega a inalterables ideales-. Lloro y siento que nada cambiará, que no tenemos remedio aunque quiera creer que hay esperanza, que el mundo debe ser diferente alguna vez.

9 comentarios:

Dani dijo...

Me pasó lo mismo, con sentimientos mezclados, no se si llamarlos confusos, pero escuchaba el himno y lloraba. Después paso por aca, te leo y digo... Esta turra otra vez pone en palabras una maraña de sentimientos, una vez más, como casi toda mi vida
Te quiero nena
GRACIAS
Dani

Julieta Pinasco dijo...

Pensé que lo de "turra" era por CFK, pero veo que te referías a mí. Y sí, soy una turra en esto de la inmediatez verbal, ¡qué le voy a hacer!
Yo también te quiero
Juli

Anónimo dijo...

Juli yo lloro por mis hijos porque vivirán en un país donde nada cambiará y donde la historia, en algunos casos, se volverá a repetir.
Sufro porque me hicieron creer, mis padres y la escuela, que vivía en una gran Nación (me engañaron como a una sirvientita paraguaya)
Pero sobre todo lloro porque la mayoría de las veces siento verguenza de la historia que nos atraviesa a todos.
Me siento argentina, pero a veces cómo duele...
Besos Mil
Ma. Jo.

Julieta Pinasco dijo...

MaJo.
No sabés lo bien que me hace tu cercanía en el cole. Ni te imaginás.
Y sí, alguna vez las cosas serán mejores. No sé si tanto como deseamos; pero mejores a cómo las vivimos.
Un beso enorme
Juli

Lucas Cardozo dijo...

Con solo catorce años, sin haber vivido todo lo que viviste, lo que vivieron, me doy cuenta que cada vez estamos peor. Que lo que es, es así, y no va a mejorar, aunque siempre, siempre, hay alguna esperanza. Hay que tenerla para sobrevivir en este país.
Juli, Te quiero muchisimo.
Lucas

Anónimo dijo...

Mañana en persona te doy un abrazote gigante.
Besotes mil.
Majo

Julieta Pinasco dijo...

Lucas:
Pandora, cuentan los griegos, dejó salir de la caja de Zeus todos los males y quedó la esperanza. ¿Pensarían los griegos que era otro mal? Si una lo piensa, quizá, esperar evita hacer, pone la resolución allá, lejos, y, en definitiva, se trata de hacer para cambiar. Ver esa gente reunida, esas caras que pasaron tanto sufrimiento desde 1810 a la fecha, a mí me duele. Antes esta puja de intereses se resolvía con un golpe de estado. Tal vez, que sigamos debatiendo, en realidad, constituya un avance, aunque se sufra.
Un beso grande
Juli

Anónimo dijo...

!Ah, Julieta cómo duele! Ni la distancia, ni el haber asumido otra patria -igualmente dolorosa- mitigan el hueco enorme que taladra la historia en la conciencia del corazón. Y duele más, porque ese comején -llamado oligarquía- sigue comiendo en silencio los huesos de esta América, de esta Patria, que al decir de Marechal es un dolor en el costado.
Mónica

Agust dijo...

Y a mí, que me tocó ser del campo y vegetariana, que vivo en la ciudad y hace semanas que no como milanesas de soja, me duele saber que, de los dos "bandos" que se pelean, ninguno tiene razón.

No podremos influir en ninguna decisión que se tomen pero, definitivamente, las decisiones que tomen van a influir sobre nosotros. Y entonces no podemos hacer nada más que esperar...

Y mientras espero me pregunto: por qué quieren acumular tanto, si lo acumulado es producto de que no lo tenga otro que lo necesita?

Por qué se roban lo acumulado por otros que deberían tener los que más los necesita?

Porque los pobres quieren ser ricos y los ricos, quieren ser pocos...

Vivo en un país, que me duele todos los días-

Pero si vos, Julieta, perdés las esperanzas, qué nos va a quedar a los que te hemos disfrutado alguna vez y hoy te seguimos leyendo?

Mis respetos eternos y un abrazo grande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...