jueves, 5 de junio de 2008

Con temor


Con temor siento mi corazón palpitando mientras mi pie se posa en las calles de Argos, de Esparta, de Micenas, que supieron mirar el paso majestuoso de los Átridas. Con temor aspiro los aromas que aspiraré en Atenas, en Cnosos. ¿Se oirán en Corinto las voces desgarradas de Medea y sus hijos? ¿Llorará Antígona todavía en Tebas, la de las siete puertas? ¿Qué me dirán los dioses cuando llegue a Delfos? ¿Qué obra estrenará Eurípides cuando me siente en el teatro de Dionisos? Con temor pienso en la dimensión exacta que tendrá mi emoción y no puedo soportarlo. Mis libros, los que ocuparon y ocupan mi mente y mi alma, serán materia concreta una vez que mis ojos se adhieran al cielo violáceo que brillará en Grecia cuando yo llegue. ¿Cuántas veces lloraré en la precisa catarsis que me libere? Ahora ando acá, en este suelo, pensando en el invierno en que yo vea Grecia. Ahora busco la ruta en medio de letras sinuosamente oscuras y me conduce a la alegría. Debo callar, los dioses envidian la felicidad de los hombres.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...