Novedad

Dicen los que dicen que las cosas ocurren cuando una permite que sucedan. En estos días me rodea el afecto. Llega la gente a mí y me acuna con la tibieza de su corazón. Aprendo a quedarme quieta para que me abracen y yo pueda disfrutar de ese calor. Quiza siempre fue así y las corazas sean sólo nieve que se derrite bajo la luz del sol. A mí también me gusta abrazar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes