Las últimas serán las primeras



Las últimas palabras pueden ser las primeras: esto ya fue dicho mucho antes. Lo siento, no soy nada original. Anoche te dormías atrapando mi cintura en tu sueño y yo respiraba feliz el aire frío que entraba por la ventana mientras te oía respirar. Después llegó la mañana, cebé mate y me reí como me río a veces, cuando las cosas salen bien. Todo tiene el color helado del invierno que se pasa debajo de los acolchados. Nada más allá del tiempo. Nada más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes