Latencias

Extraña sombra de lo ajeno interpuesta en medio de los cuerpos y mi silencio se hace siempre distancia y pacífica lejanía. Sigo en medio de la lluvia que lo moja todo y lo lava y lo deslíe y lo aleja de su propia sustancia. Las narraciones tienen complicaciones que son sólo disparadores de la única línea que se tuerce. Los días no, la vida es un relato cuyo narrador se ha tirado a dormir y nadie resuelve lo que se anudó hace días. Uno tras otro se superpone el aire con sus moléculas de nada. Estoy soportando la lluvia y nunca hay nada más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes