domingo, 24 de agosto de 2008

Mi hermano cumple años



De mis dos hermanos, Pablo es el menor. Entre él y yo median seis años que sirvieron para que yo siempre lo ponga bajo mi temprana ala maternal. Hace unos días, a mi pregunta de "¿Cómo estás?", respondió con un "Yo soy, básicamente, un tipo feliz." Pablo debió cruzar miles de kilómetros para serlo y con toda seguridad lo es. De los tres debe ser el que cargó la mochila más liviana y lo hizo, además, muerto de risa siempre. Yo lo extraño. Siempre lo extraño. Siempre me gustaría que estuviera más cerca, que me visitara a menudo, que viniera a comer día por medio. La vida ha sido poco generosa en esto de desparramarme la familia. Y hoy, 24 de agosto, mi hermano Pablo, el enano, el que se fue lejos, cumple años. Me gustaría poder tocarle el timbre con una enorme torta y un paquete envuelto en algún papel brillante, poner agua en el fuego y tomarnos tres pavas de mate mientras hablamos hasta que caiga la noche en Marsella. Para eso voy a tener que aguardar aún 122 días. No es tanto si uno lo piensa bien.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...