viernes, 1 de agosto de 2008

Récit

Fue una rara semana en los marcos del silencio que nos hemos impuesto. El lunes te quería y te extrañaba y creía que la vida no podía ser ya a sí. El martes vinieron mis amigos y tomamos el té. No tuve ya momentos para sentir que me faltabas. El miércoles di clases, vino Lucía, con la que puedo hablar más allá de vos; a la noche Cecilia y Ale comieron pizza en mi casa y nos reímos hasta el amanecer; el jueves estuve con Sofía y así fue todo. Ya no puedo pensar. No sé muy bien en qué estará mi corazón en este instante. Acabo de soñar con un bebé que se perdía y la imagen del río Paraná desde el piso veinte de un edificio de la avenida del Libertador. Era un río marrón y blanco, turbulento, lleno de islas y de espumas. Corría tanto el agua que contrastaba su espesura con un cielo de atardecer. Yo lamentaba no poder fotografiarlo. Me desperté. Tengo que dar clase, escribir hasta terminar mi planificación e ir a hacerme un estudio al sanatorio. No es una cosa más. La ausencia se ha llenado de palabras, las que eran mías desde antes. Espero que a vos, desde allá, te suceda lo mismo. No desearía que nada te lastime ni te entristrezca. Nada más.

2 comentarios:

Lucas Cardozo dijo...

Juli, espero que estés pasando unas lindas vacaciones.
Nos vemos el viernes 15.
Te quiero mucho, Lucas

lulina dijo...

:(

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...