Une autre fée


Tardío feliz cumpleaños para Maïa

Diminuta y efímera,
con sus alas de azúcar,
con tocados de gasa que aún sabe a pañales,
otra hada mira hacia el cielo
en una tarde de agosto caluroso,
cercana al mar como una nereida de platos rosados y pasteles.
Otra hada que sabe a mieles,a chupetines, a chocolates en papeles plateados,
que tiene un pequeño corazón de alondra que late apresurado en el encierro de su pecho nuevo,
que huele a tierra mojada por la lluvia, a orillas de arena, a algodón perfumado con niebla,
que tiene el tacto suave que poseen las hadas,
que duerme en su nido dedal de porcelana azul
y que abre sus ojos inmensos para que quepan todas las brisas, todos los besos, todas las lunas.
Otra hada que cumple años mientras llega la tarde con globos brillantes, lluvia de serpentinas y confetti de colores cayendo desde el cielo.
Otra hada: la única verdadera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes