jueves, 21 de agosto de 2008

Vocación

Cuando yo era pequeña jugaba a ser maestra. Mi papá me había construido un mueble con madera que tenía un escritorio, un banco y un pizarrón pintado de verde. Yo ponía en fila, sentadas adelante, mis muñecas y me pasaba las horas explicando no recuerdo bien qué cosas. Hacía listas y boletines. Cada tanto ponía a mi hermano menor en la fila y el pobre, con una paciencia que le agradezco, hacía de alumno preferido.
No recuerdo cuál fue mi primer libro, pero pasaba horas leyendo. tenía una biblioteca llena de libros en mi cuarto y me recuerdo, tirada en la cama, con una pila de libros y un caldito Knorr de gallina que chupaba como si fuera un caramelo mientras leía sin pausa. A la edad de diez años, escribí mi primer cuento. No sé de qué trataba, pero había princesas y una esfera de cristal. Lo había copiado en un cuaderno Gloria y había dibujado unas ilustraciones pintadas con los lápices Carandache que me había regalado mi papá.
Si se me diera por hacer relaciones (Dios me perdone de cometer semejante desatino), creo que desde entonces nunca dejé de jugar. Será por eso que me dan tanta felicidad las cosas que decidí hacer todos los días para seguir viviendo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy no te vi en el cole. Todo bien?
Majo

Julieta Pinasco dijo...

Majo: estuve con los chicos de 2do ESB en Caminito desde las 8 y media hasta las 12 y media. La pasamos lindísimo.
Juli

Anónimo dijo...

Ok lo vi en la otra página.
Besos
Majo

lulina dijo...

se me cae una lagrimita. :')
te adoro, juli.
y aunque no parezca, me acuerdo de vos, toooodos los días.
porque me gustaría que seas mi espejo. jeje
porque más allá de las cosas que te pasen, sos vos.
y sobre todo, sos vos. auténtica y transparente. antipática cuando no tiene ganas de sonreir. y la más querible cuando querés dar un abrazo grande grande.
nos vemos dentro de poooco.
bes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...