domingo, 14 de septiembre de 2008

Decisiones

Parcelas de tierra sin cultivar y dados de vidrio que vuelan por el aire sin caer jamás. No he pensado demasiado y, sin embargo, todo se torna claro en medio del frío y el sol que me bordean. Ya no espero que caiga la tormenta. Una escalera sube, lenta, hacia un cielo azul, tanto que parece de piedra. No hay mucho para decir, sólo algunas palabras. Tengo una larga ruta por delante: una maleta para construir un sueño, ciervos pequeños de juguete y cerámicas de vidrio ,entre risas que se me caen a los costados. Se me hace imposible construir la realidad que ambiciono, pero no quiero entregarme a la resignación. Sedas bordadas con paciencia de madre buena, perfumes a lavanda en las mañanas que se mezclan con el pan tostado y las naranjas, alguna cena y la valija que me lleva lejos se van llenando. Puedo aceptar tan sólo los términos de un contrato que me haga sentir bien y este tiene bastantes letras pequeñas que no alcanzo a distinguir. No hay tamaña felicidad que no quepa en el hueco de la mano y se derrame entre los dedos apenas separados para que creamos que nunca estuvo aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...