sábado, 13 de septiembre de 2008

División

¿Por qué será que cuando los blancos, los que siempre tuvieron todo y no desean perder ni un gramo de lo que dicen que les pertenece, gobiernan para ellos cargándose a más de las tres cuartas partes de la población que es indígena o negra o simplemente pobre de pobreza milenaria, nadie va por ahí diciendo que no gobiernan para todos ni que dividen; pero basta con que aparezca uno solo que se ocupe durante un rato, un mísero rato, de las necesidades de la enorme masa indigente para que se alcen las voces que tronan y rugen y escupen hablando de pueblicidio, de guerra civil, de sangre de hermanos derramadas por las calles? ¿Será que la que se derrama en las minas, en los hospitales sin insumos, en los ranchos plagados de vinchucas, en el agua que no es potable, en las escuelas que se cierran siempre es menos sangre que la otra? ¿Será que nos dividen cuando alguien desde el norte empieza a pensar que estos sudacas ya basta de tanta justicia social (que ni a cuento ha empezado, por otra parte) y que es hora, otra vez, de que se abran las venas de América Latina para que vuelva a manar el gas, el oro, el petróleo, los granos a costo sangre, mucha sangre que a nadie importa porque no es blanca, no tiene dividendos y encima está subalimentada y sólo sirve para mano de obra barata, muy barata? ¿Será que ya debe tronar el escarmiento para los cholos porque piensan lento y peligroso y sólo tienen derechos los que piensan de la misma manera (quiero decir derecha)? ¿Será que esto nunca cambia y el mundo se disfraza de a momentos para seguir igual o peor a la última versión del desconsuelo? ¿Será que tengo bronca y una tristeza que me llena las venas por donde corre mi sangre que era de raíces europeas, pero vio luz aquí, en la ancha desmesura desahuciada de esta América?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...