Boleto de ida

Alcanzo a comprenderlo. Mi corazón también. Ya no hay retorno. Las estaciones de vuelta desaparecieron quemadas en los verbos de la desdicha. Era un viaje con boleto de ida y yo deseo sobrevivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes