miércoles, 1 de octubre de 2008

Universos de nada

Creo que no tengo mucho para agregar. No era tan grave, al fin y al cabo, si no tuvimos nada más que decir. Es curioso, al menos, cómo terminaron las cosas: con escasas cincuenta palabras; no más. Y pensar que sobre ese pobre vocabulario yo había edificado un universo con sus calles, sus ciudades y sus parques. No deja de parecerme llamativa tanta naturalidad, tanta desapasionada naturalidad. Era lo mismo la presencia que la ausencia y los colectivos toman los caminos que me llevan a la periferia de todos los planetas donde una nueva edificación está a punto de comenzar. Dicen que necesitan quién construya y yo soy una proyectista de nada mandada a hacer.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...