domingo, 9 de noviembre de 2008

Deseo entre silencios

Cuánto hay de silencios y miedos
entre vos y yo aunque el calor suba con la hora oscura de los cuerpos.
No se puede hablar lo que rezuma y suda y tiene el perfume de los fantasmas ocultos tras los árboles.
A veces cuando decís lo que decís y callás lo que callás me recluyo en el filo de mis sombras y me apeno de todo lo que tememos y nos podría hacer tan felices para siempre.
Recuerdo aquellos mediodías junto al río en que aún creíamos que el mundo nos cabía en las manos.Ahora ya hemos visto cuán pequeñas son las palmas para tamañas ambiciones.
Siento la madrugada enredada en el vientre y tu aliento diciendo lo que preferirías callarme.
Yo también puedo extrañarte cuando estás lejos y las enredaderas entran por la ventana de tu cuarto en esta primavera que yo deseaba fría.
Hace calor. Duermo a tu lado. Late la luna en un cielo que quiere ser tormenta.
Todo podría ser una antigua pesadilla si vos y yo aprendemos a sortearla y hacernos el favor que merecemos que no es otro que estar, como esta mañana, tendiendo la cama mientras tomamos mate.
No hay nada más. No hay otra cosa en todos mis deseos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...