lunes, 3 de noviembre de 2008

Me sobra corazón

Definitivamente los hombres no tienen esa metonimia que denominamos corazón.
Y a mí -como a Hernández- me sobra corazón. Como él hoy estoy sin saber yo no sé cómo y tengo ansias de arrancarme el corazón de cuajo y ponerlo debajo del zapato porque estoy para penas solamente. Como en el de él, hoy es día de llantos en mi reino y descarga en su/mi pecho el desaliento plomo desalentado. Yo también haría un tintero de mi corazón y le diría al mundo de los hombres no puedo más y ahí te quedas. Cortar este dolor, ¿con qué tijeras? Yo también desearía descorazonarme para ver si en el trance pudiera perdonarme la agonía.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...