sábado, 22 de noviembre de 2008

Olga llama


Desde Jerez donde el invierno va llegando poco a poco a Buenos Aires donde anochece estivalmente a las nueve y media de la noche, Olga me llama preocupada. Le pregunto cómo está y me dice "Bien, más o menos, creo". Nos reímos mucho. Yo, en cambio, estoy mal, más o menos, creo... Con una única certeza: que todo en la vida pasa y ya vendrán tiempos mejores para mí. Pienso en el avión que despegará hacia ella y en el que yo no iré a su encuentro para reconocer en su abrazo que desconozco el afecto que podría describir como si fuera mío. Pienso en los paseos que deberán esperar otro año y en la costa africana que no veré esta vez desde la orilla de España. Pienso en ella que se preocupa tan lejos por que yo esté bien y en la vida que sabe lo que hace y por qué. Nadie es dueño de todas las palabras y mi cuerpo se adelgaza a fuerza de dolor. Queda todo un verano para protestar por el calor y la humedad y una maleta nueva que dormirá un año más en el placard. Queda conformarse con sentir por teléfono la dulce voz española de Olga que bebe mate en un café de Jerez. Y todo sigue bien o mal, más o menos; pero siempre creemos que todo pasará

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...