domingo, 16 de noviembre de 2008

Temporada de caza

Ella me habla con la bocina de la tragedia y yo no deseo oír sus críticas de sibila extraviada. Sus dardos punzantes buscan el centro de mis blanduras para hacerlo sangrar, pero los años me han enseñado a levantar barreras infranqueables a su desesperado deseo de acabar conmigo en no sé qué afán destructor y suicida. La veo diminuta y venenosa como una avispa de hielo y esquivo mi corazón a su dolor. Lejos quedó la temporada de la veda de gacelas. Nuevamente los cazadores andan a la pesca de la víctima y esta vez sé de un refugio donde ella no me hallará. Nadie puede decir que no lo intenté aunque, como siempre, ha sido un remanso en vano que se ha vuelto a frustrar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...