martes, 11 de noviembre de 2008

Tormenta

Fue así: sólo un relámpago en medio de la noche y una lluvia que lo mojaba todo.
Después hubo el silencio que sigue a cualquier tormenta que se precie de serlo.
Es cierto que hace dos años lo dijiste.
También lo es que ya voy aprendiendo y no me importa que sea tan efímera el agua que nos moja los cuerpos.
Me hago agua y huyo por las alcantarillas de tu sombra.
Llevo el olor de tu piel desde hace tanto tiempo que ya no puedo distinguir cuánto me pertenece y cuánto es parte de tu propio perfume.
Somos antiguos conocidos y sabemos cómo laten los días, cómo caen las gotas, cuándo es mejor dejarse o volver a abrazarse.
Todo está en el sitio donde lo habíamos dejado entonces.
Permanezco a tu lado aún en la distancia.
No lo sabés, es cierto.
No acudiré a contártelo porque no es necesario.
Basta con acudir cuando cae la lluvia y nos moja,
como lo hizo siempre,
como continuará haciéndolo.

1 comentario:

Agust dijo...

Julieta, te leo y no puedo pensar en otra cosa más que en lo despeinados que deben estar tus rulos.

Una vez nos leiste un cuento de un rey que habia recibido de un sabio un anillo con un mensaje en su interior.

En el medio de una celebracion con amigos y familiares leyó el mensaje del anillo que decía: "esto también pasará" Y no lo entendió.

Pero cuando se encontró detrottado, con sus tierras repartidas y su ejercito reducido se dio cuenta que solo le quedaba el anillo. Y volvió a ver el msj y se sintió en paz.

Yo te creí cuando me lo contaste. Ojala ahora vos también me creas que esto, que no sé que es, también va a pasar. La vida, Juli, es ir cerrando puertas.

Que la felicidad te peine pronto, acomode tu cabeza y vuelvan a brillar tus rulitos!

Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...