domingo, 28 de diciembre de 2008

Ahora somos tres

Todos regresan a la casa que los vio nacer. Y cuando vuelven, los de entonces, aquellos que éramos hace algunos años, ya no somos los mismos. Ahora somos tres: Pablo, Gato y yo. A veces somos cuatro porque viene Gisele y la familia crece. Multitudes de corazones en la casa que era, en la casa que es, en la casa que seguirá siendo aunque no estemos todos acá para siempre, aunque otros se vayan acercando. La casa nos conoce, nos recibe, nos cuida, nos protege. Entre sus paredes cantamos, leemos, vemos películas, tocamos la guitarra, escribimos, cocinamos y nos confiamos muchos secretos que son necesarios ahora para acunar el alma, para reparar nuestros corazones que estaban lastimados y dolían. Ahora nos abrazamos muy fuerte hasta sentir que podemos y sabemos estar juntos y que, aunque Europa haya quedado allá lejos con su invierno helado, acá hemos ganado un hogar que tiene naranjas exprimidas , tostadas y confidencias a la hora de las tazas. Y Gato se echa sobre el piano como si nunca se hubiera ido, como si fuera parte de este territorio. Y somos tres o cuatro o cientos, pero somos nosotros porque nos vimos los dobladillos gastados y la pelusa que guardábamos en el bolsillo y nos quisimos mucho, como siempre.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...