jueves, 22 de enero de 2009

Cultura letrada versus cultura oral


Y sí...estoy reiterativa y monotemática. La genialidad de Cervantes, entre otras muchas, consistió en poner, como contrafigura de un hombre cuyos sesos estaban secos por la lectura de libros, a otro que no sabía leer. La cultura letrada y la cultura oral codo a codo por la manchega llanura. El hidalgo leía hasta los papeles que iban volando por el aire y, sin embargo, jamás se lo ve leer en el texto cervantino; excepto en una única y memorable ocasión: el hidalgo se dedica a hojear el libro de su enemigo, el licenciado Avellaneda. Sancho era analfabeto y la suya es una cultura de refranero popular. Puestos en tensión, ¿quién triunfa: Sancho que quiere ser personaje de novela pastoril o don Quijote que desapararece cuando don Alonso Quijano se entrega a las garras de la melancolía que acaba con él? ¿Qué nos dice Cervantes: que los libros producen una enfermedad que crece al ser curada y acaba con el lector? Nadie, hoy, es capaz de sustraerse a los signos invasivos de ese virus que, como dijo William Burroughs, es el lenguaje.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...