miércoles, 11 de marzo de 2009

Anécdota escolar LXXVI: ¡Oh, costumbres!

Gracias, Majo

(La madre asistió a un curso donde se insistió hasta el cansancio que no debe abordarse el análisis sintáctico haciendo preguntas sino apelando a procedimeintos sintácticos. El hijo menor tendrá al día siguiente una evaluación diagnóstica de lengua.)
Madre: Vos tenés que buscar el verbo. Acá, ¿lo ves?
Hijo: Sí.
Madre: Fijate en qué persona y número está.
Hijo: Tercera persona plural.
Madre: ¿Y cuál es el pronombre personal que está en tercera plural?
Hijo: Ellos.
Madre: Bien. ¿Y qué parte de esta oración podés reemplazar por ellos?
Hijo: Esta, los alumnos.
Madre: Bien. Ahora cambiá de número el verbo para comprobar. Pasalo al singular y decí toda la oración, aunque esté mal.
Hijo: Los alumnos estudia en el aula.
Madre: Bueno, fijate qué más tenés que cambiar de número para que la oración quede bien. Eso es el sujeto porque...
Hijo: Sujeto y predicado concuerdan en número y persona.
Madre: Bien, ¿a ver?
Hijo: El alumno estudia en el aula.
Madre: Bien, así debe hacerse. ¿Entendiste?
Hijo: (Piensa) Ma, hay algo que no entendí.
Madre: ¿Qué cosa?
Hijo: Y la pregunta al verbo, ¿cuándo carajo se la hago?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...