lunes, 2 de marzo de 2009

La vida es sueño


Otra vez suena el reloj y no logro comprender qué día es. ¿Debo ir a dar clase? No, todavía falta para eso. ¿Exámenes? ¿O es sábado? A medianoche, mientras el cielo parecía deshacerse en agua, el gato se asustó y se subió a mi cama. Eran las dos de la madrugada y me desperté. Miré el teléfono y pensé que faltaban tres horas. ¿Debo escribir el libro? ¿A qué hora salgo? ¿A las siete? No logro comprender. Debo bañarme. Debo tomar mate y desayunar. ¿Tengo alumnos? ¿Debo ir a algún lugar? ¿Pagar cuentas? ¿Es marzo ya? ¿A qué hora termino? ¿Es lunes? ¿O martes? Nada afuera me dice qué sucede. La fábrica ha vuelto a funcionar porque siento sus motores andar. Hace calor. Sí, mucho calor. Una compota de calor y yo soy una pera que nada en medio de un almíbar tibio. Ah, sí lo recordé: tengo miles de alumnos a los cuales aprobar o desaprobar y un libro que escribir y un hijo a quien buscar de su primera clase y un pago que hacer y un alumno al que preparar y una casa a la que ordenar y...¡ay, mi Dios, sólo querría poder levantarme a la hora en que todos se levantan y volver a dormirme porque no tengo nada que hacer! ¿Qué es la vida? ¿Un frenesí? ¿Una sombra? ¿Una ilusión? Que el mayor bien es pequeño, que la vida sólo es sueño, y los sueños, sueños son.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...