Tetris


Mi vida es como un Tetris. Pedacitos de colores que debo ir acoplando para que no se amontonen en caos incomprensible y game over. Puedo girarlos, a la derecha, a la izquierda, otra vez más y otra; pero hay una sola forma en que todo encaje y no se arme una pila monstruosa en que pierdo y me pierdo y ya no puedo regresar al punto de juego original. Un Tetris que cada vez va más rápido, más vertiginoso, más dificultoso y yo sólo deseo acostarme y dormir una noche bien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes