jueves, 30 de abril de 2009

Agón

No supe bien cuál fue el momento.
No supe bien cuál fue el corte biselado de los ojos.
No supe bien cuál fue la exacta presión de la mano en mi mano,
.............................la palabra oída,
................................................el viento penetrado,
....................las hojas que titilan en mis poros,
............................................las perfectas caídas de las sedas.
No supe bien cuál fue la hora precisa que dio vuelta el reloj y lo puso en mis manos.
No supe bien nunca ninguna cosa más que intentarlo hasta que se me despegaron las entrañas.
Y susurré
...................................................................por otra vez,
..................siempre por otra vez.


Olviden los puntos. Es que Blogger no permite que me salga del margen, literalmente.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...