Cristales

Los cristales son tan frágiles. Una respira, apenas, y ya se opacan, se quiebran, se desmenuzan. El viento los golpea y suenan, literales, a cristal que se toca. Pero no mucho viento. Pero no mucho aliento. Pero no mucho, nada de nada. Y ni siquiera eso es suficiente. Siempre hay un riesgo -inestable, sorpresivo, angustiante- que yo no sé evitar y amanezco con los cristales en pedazos y la boca sangrando de sólo respirar.

Comentarios

olga ha dicho que…
tus cristales suenan como azúcar...

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes