sábado, 25 de abril de 2009

Desde Tarifa


Desde Tarifa en un día azul veré la costa caliente de África.
Veré los vientos amarillos corporificados como manos alrededor de mi cuerpo frágil asiéndose a mi cintura para robarme y las hordas moras que dicen dejó entrar don Julián aplastarán mis huesos de márfil y mis ojos de selva verde.
Veré los olivos caídos en el calor de julio como una ola crecida desde el mar mojando y mojándome con su carga salitrosa y espesa.
Veré mi nuca sudada con aljofar delicado quebrarse en la respiración que no puede ser de ácida y alimonada.
Desde Tarifa diré que fue ése el sitio donde los barcos me fundaron una patria en la sangre, tierra que tiene sequedad de desierto y frescura de fuentes que manan una y otra vez entre las flores infinitas.
Diré que fue allí donde mi bisabuelo que tenía ojos aceitunados y oscuros penetró el cuerpo blanco de la Cava y se inundó España de esperma moro para tejer relatos de Abencerrajes ensangrentados y traidores.
Diré que allí cruzaron en su diápora todos los expulsados de la madre patria y hasta yo misma que he vivido en los límites de mi propia familia: la que me hizo y la que intenté para que todo continuara.
Diré que soy Julián que abrió la puerta y entraron los califas, los reinos taifas, los almohades, los almóravides y los nazaríes sutiles que lloraban como mujeres siendo hombres que labraban palacios con las torres bermejas como gritos.
Desde Tarifa veré la costa clara de África y sus tambores y cascabeles en los tobillos mientras bailo con el rostro surcado de lágrimas yodadas.
Desde Tarifa atraparé la risa y sentiré mi carne como una mariposa abrirse en el desierto de mi historia, la misma la de siempre la inédita la nueva.
Y volveré a mi casa con una maleta vacía y el corazón cantando en un camino nuevo de tan antiguo.
Veré Tarifa y Tánger y Marraquesh y todo el atardecer como un huevo de fuego en el agua.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...