lunes, 13 de abril de 2009

Microsistema cuantitativo

Supo a bastante, que no es lo mismo que decir mucho o demasiado.
Supo a bastante y fue suficiente para el día que era.
Nunca se camina por el mismo camino.
Yo voy por otra ruta cada día y abro nuevas puertas.
Allá había un desierto y ahora hay una playa con palmeras selváticas y sol.
No puedo prometerme lo que no soy, pero sé que puedo ser Leonor de Aquitania, Galatea y Simonetta que era la que se murió de risa el día en que el medioevo se aburrió y decidió volverse renacimiento. Sobre ella el pincel se escurrió y chorreaba colores amarillos y violentos en su cintura frágil.
No es dos ni tres ni veinticuatro y no llueve en el verano que se resiste a morir.
Yo voy armando una valija cada día: tengo una malla blanca nueva para hundirme en el mar y nadar entre sus aguas transparentes. Dicen que en Niza el aire es azul y salado y que hay ánforas con guardas verdes desparramadas en la arena blanca.
¿Quién sabe lo que se sabe sólo con el correr de las horas en el límite de los mundos que explotan como piedras lisas bajo las aguas?
Nadie tiene una mísera verdad para ofrecer excepto tiempo y preguntas que caen entre los dedos de marfil.
A veces pienso que no puedo resolver nada y que mis horas son agua filtrándose desde una montaña.
Nunca se camina por el mismo camino y así está bien

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...