Quiero ser feliz

Quiero un avión que salga ahora y me lleve a París y caminar por el Boulevard Saint-Germain y tomar un café en la rue Moufetard donde aquel hombre de camisa azul sostenía una copa de vino junto a su lámpara verde y era tan próximo en la vereda de enfrente. Quiero apoyarme en los bancos de las Tullerías y ver las fuentes redondas y a los dos o tres niños que hay en París mover sus barcas de madera y correr en un suelo de hojas secas. Quiero estar a punto de entrar otra vez al Museo de la Edad Media y gozar de ese segundo previo a la belleza que me va a atrapar y ya saberlo y estirarlo hasta la eternidad antes de que la Dama y el Unicornio se metan otra vez en mi alma para siempre. Quiero ir a Orly a ver la lectora de Renoir y estar tres horas mirando el techo de la Gare de Austerlitz y decir muchas veces Austerlitz Austerlitz porque me sabe a pasado francés del que me gusta. Quiero caminar hasta morirme de cansancio y comer baguettes de pollo al escabeche en esos puestitos mugrosos del Barrio Latino y estar contenta hasta morir. Quiero tomarme después un tren que me lleve al sur y llegar a Marsella para estar con mi hermano y llorar porque hace siete años que no lo veo y porque algún día me deberé volver y bailar con Maïa de cara al mar, a ese mar que es toda la historia que conozco pintada en las láminas de todos los libros que leí. Quiero ser yo allí alguna vez. Quiero ser feliz.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Sé feliz. Te quiero siempre a través de los tiempos. Con mi corazón en donde estás.

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes