domingo, 19 de abril de 2009

Siglos atrás

Yo no nací en este siglo sino muchos miles atrás. En mis pupilas guardo las imágenes encendidas de esos días entre los olivares al sol y el resguardo meditativo de los volúmenes forrados en papel. Mi piel tiene el color del mediodía y el suave viento que llega desde el mar azul. En el oriente de mis tierras brotan los jazmines y las fresias y la hierba se humedece con el rocío matinal. Yo no nací aquí: mi casa tiene estancias donde los pájaros se quedan a dormir y vuelan al salir el sol entre los cipreses y los limoneros perfumados. Un hombre llamado Catulo me trae unos poemas cada mañana para que yo le diga qué pienso de ellos. Lo miro con piedad y le devuelvo el rollo sin que él sepa que los he vuelto a escribir. Ama a una tal Lesbia que lo hace sufrir. Lo miro irse entre las vides preñadas de uvas claras y sé que él cree que es feliz. No deja de maravillarme su simplicidad y le tengo un cariño que no puedo evitar. Vivamus, Catulus, que no hay mucho más.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...