miércoles, 20 de mayo de 2009

Cocodrilos en Sevilla

El que se fue a Sevilla, perdió su silla. Da lo mismo que haya partido a Ituzaingó, San Isidro o Temperley. Hay una silla vacía, nostalgias de las cosas que han pasado y pesadumbre de barrio que cambió. La silla era el alpiste: un, dos tres. El pronóstico dice lluvia y frío, pero a mí me toca sol y calor. ¿Qué le vas a hacer? No cometas el crimen, varón; si no vas a pagar la condena. Papelitos de colores y náufragos en el aire. Cometas con cintas de papel, barriletes de besos a los que le solté el piolín. Uf...¿otra vez? Cocodrilo que se duerme... tengo entradas para el zoo y juro que te voy a visitar. El que se fue y volvió: la casa ya no encontró (¡Si lo sabré yo que siempre me la paso volviendo!). Rayuelita, la que tenía cielo y tenía tierra ,esta vez puso todo en la maleta y se marchó. ¡Chupate esta mandarina, bombón!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...